14 de septiembre de 2010

Caracolas & Buguinas

Pinturas de Georgia O' Keeffe

Buguina, e
soña o vento
coas ondas do mar

Caracola, y
sueña el viento
con las olas del mar

Caracolas,
espirales de silencio
besos blandos en mi oído.
De su boca,
hasta mí,
el impreciso murmullo de las olas
la respiración salada
la voz del mar

Buguinas,
espirais de silencio
beixos brandos ao oído.
Da súa boca
ate min,
o impreciso murmurio das ondas
a repiración salgada
a voz do mar.













Preguntas dunha pícara a unha buguina

¿Cantos anos tes?
¿De onde vés?
¿Naces na area da praia?
¿Onduláronte as ondas?
¿Quen habitou a túa casa de cuncha?
¿Murchouse o teu ventre
pra que na túa boca naza o mar?
¿Tiveches babas?
¿E cornos?
¿Gústache tomar o sol?
¿É teu curmán o caracol?
¿Es unha mamá o
un papá e unha mamá?










Preguntas de una niña a una caracola

¿Cuántos años tienes?
¿De dónde vienes?
¿Naces en la arena de la playa?
¿Te han ondulado las olas?
¿Quién habitó tu casa de concha?
¿Se ha secado tu vientre
para que en tu boca nazca el mar?
¿Has tenido babas?
¿Y cuernos?
¿Te gusta tomar el sol?
¿Es tu primo el caracol?
¿Eres una mamá o
un papá y una mamá?

***
Arcoluz, Renaud García fons Y Kiko Ruíz

14 comentarios:

Clidice dijo...

fermoso, fermoso, fermoso :)

Tempero dijo...

Sobre Renaud García-Fons: un ídolo del contrabajo de 5 cuerdas. Una pequeña corrección: el tema, que dio título a su LP es 'ARCOLUZ' y no Arcos de luz, pero no pasa nada.

Tus poemas, ¿porque son tuyos, no?:

tienen un tacto suavísimo y una sonoridad redonda.


Y, 'pícara', ¿por que lo traduces por 'niña'?

Besos.

Shandy dijo...

Clidice,

Noia, gràcies per la lectura, l'adjectiu triplicat i el somriure.

Rapaza, grazas pola lectura, o adxectivo triplicado e o sorriso.

Shandy dijo...

Tempero, gracias, ahora mismo lo corrijo. Arcos de luz, te explico. En mi bodega musical tengo un tema que tú conoces: Cante del barco, del mismo LP, Arcoluz. Y ese nombre me sugirió las espirales de las caracolas: Arcos de Luz!! Ya ves lo que hace el subconsciente.

Pícaro-a, en algunas zonas de Galicia ( A Mariña Lucense, por ejemplo) se utiliza como sinómimo de niño,en especial si es inquieto, curioso y "fedellas". Y tiene una connotación cariñosa y familiar.
Un bico pra ti e os teus picariños.

Shandy dijo...

Tempero, sí, los poemas son "De mis entretelas", sino fuese así pondría el nombre del autor.

mateosantamarta dijo...

Vi, en Madrid, por recomendación de Inés una increíble exposición de la colección de caracolas de Neruda.
Pero su sitio es la playa, donde la niña la aborda.
Tiernas poesías, buena música y las pinturas ¡son las tres de O' Keeffe?
Besos

El peletero dijo...

Yo tengo una caracola que es mía, vive en el fondo del océano y aparece a veces en la orilla, entre la arena y los pinos.

Estuvo un tiempo, cuando era pequeño, en la vitrina de casa, al lado de una Torre Eiffel en miniatura y un juego de café de porcelana china de la abuela Rosita.

A los 17 años le abrí la puerta de su extraña campana de cristal y ahora va y viene, o voy y me vengo, de la playa a la pecera o del mar a la bañera.

Es nácar blanco, es rosa salmón y marrón gris, es papá y mamá, le gusta tomar el sol y tiene un primo que es un caracol.

Yo tengo una concha que es mía, vive en una casita de cristal entre caballitos y estrellas.


Saludos.

Shandy dijo...

Mateo,
"Otra vez a la ola
va mi verso"
Esa colección es una maravilla!! Como me hubiera gustado verla. Inés y yo hablamos precisamente ayer de ella, a ver si puedo conseguir el catálogo.
De momento podemos recrearnos contemplándolas en esta página:

http://cvc.cervantes.es/literatura/caracolas_neruda/default.htm

A muchas de esas caracolas les he puesto nombre, un juego: Alfonsinas, Marusías, Marilyn, Brancaflor, Corno do vento, Unicornios…
Si, las tres pinturas son de G. O’Keeffe.

Beixos

Shandy dijo...

Peletero,
¡Una caracola viajera!, que “feitiño” es ese cuentito.
Por encargo de la pícariña te hago llegar su carta.

Querido amigo Peletero:
Mi mamá me lee por las noches Margarita está linda la mar, porque ese es mi nombre, Margarita. También me cuenta de Alfosina, que tenía el corazón de cristal y el alma de caracola, y por eso se fue a vivir para siempre entre las olas. Me gustan los cuentos con palacios, con estrellas y lunas, y lámparas de Aladino y viajes de Simbad. Yo quiero vivir Las mil y una noches, pero mamá me lo chafa todo cuando dice que no es Sherezade y que me duerma pronto. Una vez fui a París, y todo y todos eran Liliput a los pies de aquella torre tan alta tan alta. Y recuerdo un tiovivo con sirenas y caballitos de mar, hipo… hipo… ¡hipocampos!, así les llamó la profe Virginia. De la China yo me sé un cuento de un malvado mandarín, y también la abuela María dice que tiene tacitas de la China, pero son de mentira porque se las trajo el tío Paulino de Portugal. A mi los bazares chinos no me gustan nada (un día me perdí en uno) aunque no me importaría viajar allá para ver los dragones y las marionetas y cantar con los artistas Soy el chino capuchino mandarín, chin-chin, ¿te la la sabes? Muchas gracias por responder a mis preguntas y por el cuento de la caracola viajera. Lo hemos leído en el cole y Virginia nos habló del Jardín del Mar, de sus flores tan raras que yo no sabía, de las sirenas aladas de Ulises y de las caracolas. También de las estrellas,de los corales,de los erizos y etcétera. Después escribimos cuentos y versos. Y yo escribí esto:

Del jardín del mar
Las anémonas
Las madréporas
Las estrellas de cinco puntas
Los hipocampos
Las caracolas
Y los lazos de los marineros

Muchos besos para ti y para tu caracola viajera.
Margarita

Peletero, yo te doy las gracias por “tirarme do maxín”.

virgi dijo...

Rumor de nácar, canta la caracola.
Sueña la ola entre el rosa y la seda.

Pedazo de escritora que eres, Shandy.

Besos

Alfredo J. Ramos dijo...

Realmente hermoso, para acercar la oreja y quedarse escuchando.

Uno de los grandes milagros poéticos, no sé si por vía de la analogía o por gracia de la física, es esa sorpresa infantil de que en las caracolas suene el mar.

Caracola sola
tan lejos de la mar
y aún entre las olas.

Bicos.

Tinta de aterrizaje dijo...

'Maxín' tiene la pícara para preguntar y habilidad la caracola para 'falar baixiño'.
Fértil remedio el de la caracola para escuchar, sin pilas, el mar.
Me cimbrean más tus versos que las traducciones. Quizá la palabra 'cimbrear' sea muy útil para comprender lo poético. Llevémosla.

Un beso.

El peletero dijo...

Querida Margarita, le agradezco mucho sus amables palabras y sus historias cristalinas y anacaradas entre piratas y marineros de la China filipina, de Basora y de Omán, de Arabia y de Irán.

Jo, però, navego amb vela llatina, la que trobem a Sitges i a Vilanova, a Calafell i a l’Estartit, a Roses i a Cadaqués també, allà a d’alt, al nord, a la ratlla de França, ben a prop d’on canten a la mateixa marina:

Le bateau des îles
Le bateau des amoureux
Sur la mer tranquille
Va partir sous le ciel bleu
Loin bien loin des îles
Exilé sur le rivage heureux
Vient le bateau des îles
N'attend plus que nous deux

(Le bateau des îles)

Salutations et merci beuacoup.

Le pelletier

anuar bolaños dijo...

MIRADA

Si pongo mi mano en tu rostro
me mirarás con la distancia
de un sueño que se va.

Puedo vislumbrar el valle que nos separa.
En un extremo estás de espalda
y yo te miro como quien perdió el tren
y llegará tarde a una cita.

El paisaje es un plantío de tulipanes
y al mirarlos de cerca descubro que son metálicos.

Pongo mi mano en tu rostro.




anuar iván.