25 de julio de 2009

O Faro de Hércules*




“Ben pensado, sempre foi así. O poder en Galicia case sempre falou a Neolingua, mentras o pobo falaba linguas”
A Neolingua en Neogalicia
, Manuel Rivas (El País, sábado 25 de Xullo 2009)

Bien pensado, siempre fue así. El poder en Galicia siempre habló la Neolingua, mientras el pueblo hablaba lenguas”.

Shandy bien podría escribir una entrada sobre el “Conflicto lingüístico” suscitado en Galicia en los últimos meses. La polémica surge a raíz de la posibilidad, planteada por el gobierno del Partido Popular, de la supresión de la prueba de gallego en las oposiciones a la Xunta de Galicia. También por la consulta hecha a los padres para que elijan en qué lengua quieren que estudien sus hijos durante la etapa de la enseñanza obligatoria . Pero para no tener el mal gusto de repetirme, les dejo un enlace (pinchen aquí) con un artículo publicado en La Voz de Galicia el 14 de julio. Les remito a él porque recoge muy bien el parecer de ésta que escribe con respecto al tema. Y para los que desconozcan la lengua gallega, les ofrezco en esta página la traducción:

¿Conflicto lingüístico?
Comencemos por reconocer que vivir en un país con dos lenguas no sólo no es un problema, sino que debe ser una oportunidad. De hecho, la inmensa mayoría ciudadana de Galicia convivió sin problemas lingüísticos. Y si la ciudadanía vive ajena al aparente problema de la lengua, cabe pensar que el enfrentamiento es provocado voluntariamente por la dinámica electoral, con la finalidad de recoger unos pocos votos entre quien se muestra más beligerante, sin importar que sea a costa de interpretar la legislación de manera más que torticera.
El Estatuto de Autonomía establece como lenguas oficiales de nuestra comunidad el gallego y el castellano y, en consecuencia, el derecho de sus ciudadanos a conocerlas y usarlas. Los poderes públicos tienen, pues, el deber de garantizar los derechos de la ciudadanía y facilitar el conocimiento de los dos idiomas en igualdad de condiciones.
Darle al gallego en el acceso a la función pública un tratamiento de lengua extranjera no es una buena manera de garantizar estos derechos. Además, las empleadas y empleados públicos se seleccionan por principios de capacidad y mérito, sin que el principio de igualdad se vea comprometido por el hecho de que se le exija el conocimiento de la lengua propia de Galicia. Veintinueve años después de promulgado el Estatuto y establecida la oficialidad de los dos idiomas, el tratamiento diferenciado en el acceso supone una manifiesta toma de postura preferente a favor de una de las lenguas. Igual consideración podemos hacer en el ámbito de la enseñanza. La oficialidad de las dos lenguas viene dada por el Estatuto de Autonomía, por lo que es un deber de los poderes públicos facilitar su conocimiento, dándoles en la enseñanza obligatoria un tratamiento igualitario. Serán luego los ciudadanos y ciudadanas adultas quienes decidan cual quieren usar.
La trampa de «libertad de elección” implica la voluntad expresa del poder público de renunciar al cumplimiento de una obligación impuesta por el Estatuto, que es facilitar el conocimiento de las dos lenguas y, por tanto, un tratamiento igualitario a la hora de enseñarlas. No concebimos que, por ejemplo, se consulte en la enseñanza obligatoria sobre que se estudie o no se estudie matemáticas, entendiendo que se trata de una materia fundamental.
¿Cómo se puede en estas circunstancias hablar de «armonía», «amabilidad» y otras sutilezas aparentemente bien intencionadas? ¿Cómo podemos hablar de consenso cuando, de hecho, pretenden imponer las posturas más radicales en una de las direcciones?
Sería deseable que retornase la cordura. UGT y CC.OO. creemos firmemente que el gallego nunca debería haber sido utilizado como un instrumento de confrontación o fractura social, ni como bandera exclusiva, diferenciadora o elemento de discriminación. Deberíamos entre todos tratar de lograr que cualquier modificación sobre el decreto del uso del gallego en la enseñanza cuente con el consenso de la ciudadanía y de sus legítimos representantes políticos y sociales”.

Xosé Manuel Sánchez Aguión e José Antonio Gómez Gómez (La Voz de Galicia, 14 de julio de 2009)
Y les dejo con unas palabras tomadas del mismo artículo que la cita que encabeza esta entrada:
“A Unesco declarou o Faro de Hércules Patrimonio da Humanidade. O faro é un monumento con vida. Segue a traballar, a comunicar,cunha luz que non discrimina,que alumea para todos. É o símbolo do universal: o local sen paredes”
A Neolingua en Neogalicia
, Manuel Rivas (El País, sábado 25 de Xullo 2009)

La Unesco declaró el Faro de Hércules Patrimonio de la Humanidad. El faro es un monumento con vida. Sigue trabajando, comunicando, con una luz que no discrimina, que alumbra para todos. Es el símbolo de lo universal: el local sin paredes”

*Faro de Hércules: faro y torre situado en la ciudad de A Coruña, Galicia. Fue declarado el 27 de junio de 2009 Patrimonio de la Humanidad.


7 comentarios:

virgi dijo...

Me parece muy coherente el artículo, Shandy. La pena es que los políticos de turno hacen lo que les interesa, a pesar de que nos hayan convencido de lo contrario.
Además, con la facilidad que los niños aprenden varias lenguas y encima la de su tierra!
Ya puesta en Galicia, te digo que tuve un abuelo gallego, la pena es que murió cuando yo era pequeñita, una pena, porque era muy cariñoso.
Y del faro ¿qué decirte? que me impresionó mucho, mucho, una luz en el extremo del mundo.
Un abrazo grande

Clidice dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=d4B6Hu3z-4A

me permito pasarte este hipervínculo.

Un petó des d'una altra llengua minoritzada, que no minoritària.

Un beso desde otra lengua minorizada, que no minoritaria.

:)

Shandy dijo...

Virgi, como dice el artículo de Xosé Manuel Sánchez Y José Antonio Gómez, vivir en un país con dos lenguas es una oportunidad. Y yo añadiría que es una riqueza, un patrimonio cultural que no debe desaparecer porque es parte de lo que podemos ofrecer a los demás. La lengua sirve, en primer lugar para comunicarse, para entendernos, pero encierra mucho más que palabras con significante y significado. Si perdemos una lengua, desaparece con ella la forma particular y diferencial que tiene de expresarse una cultura, con toda la amplitud que encierra esa palabra (paisaje, gastronomía, literatura, música...). Una lengua, una cultura, no es mejor ni peor que otra. Sólo es diferente y en esa diferencia reside su riqueza.
Si tenemos la suerte de encontrarnos con dos lenguas ¿por qué se cuestionan algunos sectores la importancia de una de ellas? ¿Se cuestionan no aprender el castellano? (Sería, desde mi perspectiva, absurdo)
El decreto de normalización establece que en la enseñanza obligatoria se imparta la mitad de las asignaturas en lengua castellana y la otra mitad en lengua gallega, de forma que un alumno al finalizar esta etapa (16 años) tenga un mínimo de competencia en las dos lenguas. Después cada cual es libre de elegir.Pero con igualdad de posibilidades.
A ningún padre se le ha preguntado si su hijo debe estudiar castellano o inglés, ni se le cuestiona la "obligatoriedad" de estudiar esas lenguas u otras materias ¿Por qué cuestionar entonces el aprebdizaje de la lengua de la Comunidad en la que vives?
Además la encuesta que se hizo fue a finales de curso, sin apenas información a los padres, con preguntas que condicionaban las respuestas y con poco rigor científico. Ha pasado más de un mes y aún no se han publicado los resultados (quedaron de hacerlo dos semanas después). En el recuento de las respuestas no hay observadores externos, no hay luz y taquígrafos, sino oscurantismo.
No entiendo porque hay que restar, en vez de sumar.
Las dos son lenguas oficiales reconocidas. Con el castellano no hay lucha sino cohabitación. Pero la correspondencia debe ser biunívoca y reciproca.
Un abrazo, Virgi.

Shandy dijo...

Clidice, efectivamente son distintos conceptos. Una lengua minoritaria es la que tiene un menor número de hablantes con respecto a otra. Uséase, que frente al Chino-Mandarín, el resto de las lenguas podrías ser consideradas como minoritarias porque tienen menor número de hablantes que aquella (jeje...)
Que una lengua tenga menor número de hablantes no cuestiona su valor, y mucho menos que sea minorizada, es decir, marginada o entendida como lengua inferior o de menos prestigio. Toda lengua es capaz de expresar la realidad que nos rodea porque la hacen los hablantes según las necesidades de ese mundo en el que viven.
Como dícia unha campaña aquí: Pensa algo que non poidas dicir en galego (y engado eu: en catalán, bretón, castelán, portugués,euskera...)

He escuchado con atención el análisis de Juan Carlos Moreno. Aunque no estoy de acuerdo con todos los planteamientos que hace, hay reflexiones que me parecen muy válidas: la existencia de una marginación ( cuando no prohibición) en diferentes periodos de la historia de las lenguas de la Península que no fueran el castellano, lo que apunta sobre la cooficialidad de las lenguas, la existencia de variedades en todas ellas, el concepto de lengua standar, la diferenciación del término español y castellano...
Clidice, el tema es para debatir largo y tendido. No estaría mal hacerlo con un buen vino y unos quesos que nos gustan a los dos.

Unha aperta e un bico, dende unha lingua minoritaria con respecto ao chinés y minorizada por algúns que pensan que o "maioritario" é o mellor ou que "Burro grande, ande ou non ande"

Loc@ dijo...

El faro de Hércules... una maravilla, ahora reconocida mundialmente. En cuanto al tema lenguas... siempre fui de la idea de que se debían entender como riqueza personal y cultural, para sumar y nunca para restar. Besos y... gracia la que me haces apareciendo por mi página. Un abrazo. PAQUITA
Tienes suerte de vivir en una tierra tan preciosa como lo es Galicia.

Clidice dijo...

hahaha nunca habia oido eso de "burro grande ..." ^^ aquí decimos: "preu per preu, sabates grosses" (precio por precio, zapatos grandes), aunque pienso que a ver como andas luego :(

Apuntado lo de los quesos y los vinos :)

Javier dijo...

Ha sido una gran noticia la declaración lograda, una victoria para el patrimonio que tenemos en España. He visto opiniones y fotografías sobre el Faro de Hércules en una página de internet, pero el artículo de tu blog es uno de los mejores con los que me he cruzado. Gran labor.