16 de febrero de 2011

Las Mil y Una Lunas



Desde el balcón, Urbano Lugris


-I-Sherezade
Sálvame -pidió la luz-, no quiero morir.
Y nacieron las mil y una lunas


-II- Lunas de papel

De tu boca,
de tu boca quiero las mil y una lunas,
quiero la luz y la palabra.
Para que existan la Eternidad y la Belleza,
los siemprenunca y las siemprevivas,
tiene que haber un libro de arena y un babel
un ángel caído y un soldado en pie
que escriba balas y flores en los nombres.

No basta un rayo de luna
para alumbrar sombras y sueños

en esta noche de invierno.
Y hoy no hay estrellas.
Poeta, me leeré tus versos.

Para esta noche
tengo mil y un mensajes en una botella (de reserva)
Quiero beber la luz, sorber la savia de tus versos
en la copa de la luna.


-III - Lunas de miel

En los mares de la luna
hay bosques de peces,
bocas de caracola, cráteres albayaldes, lavas de amapola…
¿No me crees? preguntó. ¡Tonto, le respondí,
como si yo no hubiese estado nunca en la luna!

Pájaros bobos
De no tener pájaros en la luna
nunca podría haber volado contigo!


-IV- Lunas de Hiel

Pequeño drama

Sueño
Vete por esta noche

Insomnio
Temo a la oscuridad

Sueño
Te concederé la luna

Insomnio
Temo a las pesadillas

Sueño
Te desposaré y te arrullaré

Insomnio
Y me cortarás la cabeza


-V- Ojos

Extravío
Has caído en el pozo de la noche.
Las estrellas están muertas, como tus sueños.
Y la luna llena es el ojo del abismo.


Ojo de diosa
Aún cuando no te vea, sé que estás ahí, vieja puta negra,
rancia alcahueta. Siempre vigilante, nictálope ojo de cíclope,
ubicuo e insomne ojo de Dios. La eternidad de los muertos, la finitud de los vivos,las purgas de la soledad, los pasos de los condenados,de los suicidas,de los olvidados…¡Habla! Todas las sombras, todos los secretos en tu sucia boca contenidos. Quisiera pegarte un tiro en tu nuca de nieve. Pero no soy yo torturadora de tu silencio. Respeto tus indecentes canas. Y ya me callo, diosa.


-VI- Miradas

Pájaros y hojas han alzado el vuelo
pero aún me quedan alas en los ojos
para ver en la boca de la luna
el ojo de un pájaro

Duerme un pájaro
en la pupila de la luna
Negro sobre blanco

-Toda la noche en el ojo de la luna
-Y el silencio del bosque en la boca del búho


-VII- Hotel Plenilunio
Sólo para bichos noctámbulos
Vampiros, mochuelos, lechuzas, lobos, búhos y brujas
(No se admiten lobishomes. Amantes y poetas sí)



14 comentarios:

Miquel dijo...

No se admiten lobishomes ...Muy bueno ¡¡¡¡¡ salut

Clidice dijo...

Me desperté después de un buen rato con la angustia de haber terminado el texto, luego pensé que siempre podía volver a empezar. Moltes gràcies :)

manolotel dijo...

Me alegro de que me hayas hecho caso. Impresionan.

Son versos para tomar con madrugada y hielo mientras dejas que se deslicen suavemente por los valles de la imaginación y desemboquen a la voz del aire donde pensarlos sin tiempo en el humo flotante y cadencioso de, un buen habano.

Que quiere decir que me han gustado mucho y que me los leeré con más tranquilidad para sacarles todo el jugo poético.

Un beso fuerte.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Devuelvo tu visita a mi Acequia y veo aquí buena literatura. Qué buen diálogo poético entre lunas e insominios. Un abrazo.

Inés González dijo...

Gracias Shandy por esta entrada tan llena de belleza! en estos días que corren asesinos del mundo zambullirse en estos versos te reconforta el alma.
Coincido con Manolotel son versos para tomar con madrugada y hielo, si hasta imagino tus ojos "gayega" mientras me echás el humo de tu pitillo.
Te abrazo con ganas

Tempero dijo...

Ataco tu hotel. También acato las normas propuestas pero por si acaso me leo de cabo a rabo el libro de reclamaciones por si se derivara alguna excepción.
Igualmente me pregunto por la recepcionista (o el recepcionista), por qué tipo de credenciales exigirían a alguien que se manifestase poeta. No me imagino cada alto y seña con un verso diferente.
Diría yo:

Mi cara oculta no permite identificarme.

El peletero dijo...

La luz de luna crea desvaríos que no siempre llevan a la locura, el insomnio es tan peligroso como el sueño y la música daña más que el silencio. Poco nos queda por hacer ya que hablarle a la pared, a la almohada o al amante de turno que nos lleva de paseo por los mares de la luna.


http://www.elpais.com/articulo/cataluna/Van/Gogh/americano/elpepiespcat/20080713elpcat_3/Tes?print=1


Saludos.

Anónimo vocacional dijo...

que el petroleo suba por la inestabilidad es, al menos, discutible, aunque hay quienes pensamos que sube más por la desvergüenza y avaricia de los especuladores que por motivos reales y mesurables.

pero ¿qué significa que en este preciso momento la gasolina cueste hoy MAS QUE NUNCA mientras el petroleo, aunque caro, no?

sencillo, significa que hay personas que cuanto peor le vaya a los demas, mejor les va a ellos; que a más sangre, e intestinos, de gente inocente derramados y esparcidos, más riqueza acumula

y la mayoría de ellos, aparentan ser decentes cuando se visten bien para ir a sus despachos, o a cenar, o incluso A MISA, al parecer a ponerse delante de su dios a rezar.

mateosantamarta dijo...

El aire frío en mi rostro
y un horizonte infinito
Bajo mis patas
la estepa
Sobre mis lomos
el viento
Yo trotaré solitario
sobre la escarcha del suelo
y lanzaré mi aullido
contra el castigo del cielo.

mateosantamarta

No es de ahora.Besos.

gaia07 dijo...

Guardianas de nuestros sueños, que bellas y bien descritas en tu texto. Adoro la luna.
Un abrazo

virgi dijo...

-Amo la luna, madre, pero no sé cómo alcanzarla.
-Sube a la montaña. Allí, en la soledad de la noche, podrás besar su piel de plata.


(besitos besitos, bien sabes que me gusta lo que escribes)

Alfredo J. Ramos dijo...

"Alas en los ojos..." ¿no es esa la clave? (bueno, o al menos una de ellas). Hermosos textos, Shandy.

Tomás Rivero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tomás Rivero dijo...

Es una combinación extraña de textos, y algunos están muy bien:

Pájaros y hojas han alzado el vuelo
pero aún me quedan alas en los ojos
para ver en la boca de la luna
el ojo de un pájaro.

Estupendas esas alas que te dejan ver.Estupendas, Shandy.

...tiene que haber un libro de arena y un babel
un ángel caído y un soldado en pie
que escriba balas y flores en los nombres.
Y en estos tres versos me he acordado del “Libro de arena” de Borges, que supongo leíste. Y de rebote, tu soldado que escribe balas, este poema de Ángel González:

Fábula y Moraleja
Dos soldados se amaban tiernamente.
Grababan en las balas las iniciales de sus nombres propios
elegantemente entrelazadas
-quizá con un punto de cursilería.
Intentaban de este modo llevar su amor al corazón de todos los hombres.
Lo que estaban logrando
con licencia de armas,
perseverancia
y buena puntería.
Aprendí de esta historia
que a los hombres educados en el desprecio
hasta el amor les sirve para expresar su odio.

Veo un tema Jan Garbarek y sonrío. Creo que nuestros gustos andan a la par.

Un beso.


Borré el comentario anterior por los versos de Ángel Gonzáles fuera de sitio. Me da rabia.