21 de enero de 2009

Ángel González: En el rincón de una cantina


“… aunque la vida perdió,
dexónos harto consuelo
su memoria”
Coplas a la muerte de su padre, Jorge Manrique

“Y muerto soy… y nadie me levanta
Palabra sobre palabra, Ángel González

Coplas a la muerte de su padre fue uno de los poemas preferidos de Ángel González. Lo eligió como “Poema favorito” para la antología de Miguel Munárriz, Poesía para los que leen prosa.
Sabiendo del escepticismo y agnosticismo del poeta, podría parecer extraña la elección de este texto. Sin embargo, más allá de la trascendencia místico cristiana de las Coplas, pienso que, como a otros muchos lectores, al poeta le cautivó la sencillez con que Manrique expone reflexiones profundas sobre la vida y la muerte: la fugacidad del tiempo, la muerte como destino, el bien morir, la permanencia en la memoria… Porque uno de los temas recurrentes en la obra de Ángel González, es precisamente la reflexión sobre la existencia del ser y el paso del tiempo, aunque en su caso lo haga desde una vivencia personal y sin didactismos. Y quizás es esto último una de las razones por las que me atrae la poesía de Ángel González, además del uso artístico y creativo que hace del lenguaje coloquial y el tono de humor e ironía que refresca muchos de sus poemas. Así, por ejemplo, la sonrisa aflora cuando leo:

“Las cucarachas de mi casa protestan porque leo por las noches […]
Ahora hablan de presentar un escrito de queja al presidente de la república,
y yo me pregunto:
¿en qué país se creerán que viven?
Estas cucarachas no leen los periódicos”.

No me veo en la devoción de escoger un texto del poeta -me gustan muchos-, pero hay versos que se han prendido en mi memoria. “Escribir un poema, marcar la piel del agua”,… me parece de una belleza tan indefinible como contundente la afirmación de “No creo en la Eternidad”, aunque se suavice con los versos que vienen después: “mas si algo ha de quedar de lo que fuimos/ es el amor que pasa”. Y es que el amor, tema muy presente en su poesía, parece salvar al poeta, al menos por unos instantes, de sentirse una pasión inútil:
“Creo en ti
Eres
Me basta”

Aunque a mí me gusta la idea amable de que el amor puede vencer a la muerte, también presiento que el polvo vuelve al polvo y que, con dioses o sin ellos, los muertos se quedan solos. Por eso, el mejor homenaje que nos puedan hacer que sea en vida. Al fin y al cabo, la permanencia en la memoria sólo es consuelo para los que estamos aquí y tenemos la necesidad de conjurar la ausencia con el recuerdo de los que nos dieron Vida. Y es por eso, un año después de la muerte de Ángel González, que escribo esto, egoístamente escribo esto, y egoístamente me emociona leer sus versos o escuchar al poeta recitarlos. Pero créanme, aún me emociona más verlo en este vídeo… sí, hasta sentir agujitas en los ojos y erizárseme la piel.


10 comentarios:

Anónimo dijo...

Como alguna vez se me ocurrió, a propósito de la bella historia de Pericles: "..Que nos lloren en vida".

C.d.H. dijo...

Hola!

Doy por hecho que sabes quién soy así que me ahorro la presentación. Siento que ni Meiga Mego ni yo te hayamos dejado antes ningún comentario... Supongo que las vacaciones, la ya sonada Semana Blanca y mi pereza a la hora de tocar teclas han sido las causantes de que nos hayamos limitado a leerte.
El blog me ha parecido de lo más interesante, especialmente me ha llamado la atención "El banco" (me tuvo entretenida varios minutos después de leerlo). Guárdate algún relato para el "Aquí e Agora" de este año. Ya estamos trabajando en algunos contenidos y nos gustaría (otro año más) tener algo tuyo.
Espero que la afonía sea leve. No sé si compartes mi opinión pero para mí, que "non calo nin debaixo da agua", es una de las cosas más molestas que hay.


Bicos

NoSurrender dijo...

Ángel González tiene ua lucidez sencilla tan profunda ¿verdad?

Shandy dijo...

Anónimo: y sobre todo que nos hagan reír!

Shandy dijo...

C.d. H: claro que no necesitas presentación! Hablaremos sobre el "Banco", que ya sabes que yo también cuando cojo carrete es difícil pararme. Pero estos días me dice el otorrino que calladita estoy más guapa, y no veas como cuesta. Menos mal que queda la palabra escrita.
Por supuesto, habrá algo para "Aquí e Agora".
Gracias por la visita e bicos para ti e Meiga Mego :):)

Shandy dijo...

NoSurrender, has elegido tres palabras que definen muy bien la obra de Ángel González: lucidez, sencillez y profundidad. Por eso me gusta, Y además como persona también me despertaba mucha simpatía.A pesar de su escepticismo, era un vitalista. Por eso me encanta verlo en ese vídeo: bebiendo, fumando, cantando, viviendo... en tiempo de gerundio.

Meiga Mego dijo...

¡¡Hola!!
Supongo que yo tampoco necesito presentación :p
De vez en cuando curioseo un poco por el blog, si no he comentado antes es en parte por no saber muy bien qué decir y por otra parte por pereza :s
Justo cuando estaba leyendo esta entrada tenía puesta la televisión por detrás he oído el anuncio de la película de "el curioso caso de benjamin button", supongo que te interesará saber que se va a estrenar el 6 de febrero :-)
¡¡Saludos y que te mejores!!

Shandy dijo...

A las buenas, Meiga Mego. Sí, iré a ver la pèlícula. Pero también me interesa leer el relato. Tengo pedido el libro de Fitzgerald.
Nos veremos hacia el final de la próxima semana. Seguiremos dándonos la bara jeje :)

Tempero dijo...

Imagino que conoces ese disco de Pedro Guerra junto con Ángel González titulado 'La palabra en el aire'. Un soneto donde su vitalismo se ve que no tenía escapatoria: el seguir. El otro poema es como un cauce. Dos poemas que reintegro a la escucha de vez en cuando. Ahí los dejo. Abrazos.

http://www.goear.com/listen.php?v=c85f74f

Donde pongo la vida pongo el fuego

Ángel González

Donde pongo la vida pongo el fuego
de mi pasión volcada y sin salida.
Donde tengo el amor, toco la herida.
Donde dejo la fe, me pongo en juego.

Pongo en juego mi vida, y pierdo, y luego
vuelvo a empezar, sin vida, otra partida.
Perdida la de ayer, la de hoy perdida,
no me doy por vencido, y sigo, y juego.

Lo que me queda: un resto de esperanza.
Al siempre va. Mantengo mi postura.
Si sale nunca, la esperanza es muerte.

Si sale amor, la primavera avanza.
Pero nunca o amor, mi fe segura:
jamás o llanto, pero mi fe fuerte.


http://www.goear.com/listen.php?v=3eb2080

Por aquí pasa un río
(Ángel González - Pedro Guerra)

Por aquí pasa un río.
Por aquí tus pisadas
fueron embelleciendo las arenas,
aclarando las aguas,
puliendo los guijarros, perdonando
a las embelesadas
azucenas...

No vas tú por el río:
es el río el que anda
detrás de ti, buscando en ti
el reflejo, mirándose en tu espalda.

Si vas de prisa, el río se apresura.
Si vas despacio, el agua se remansa.

Por aquí pasa un río.
Por aquí tus pisadas
fueron embelleciendo las arenas,
aclarando las aguas,
puliendo los guijarros, perdonando
a las embelesadas
azucenas...

Shandy dijo...

Tempero, ¿sabes lo que estoy escuchando mientras escribo esto?: la voz de Ángel González acompañada por la guitarra de Pedro, y ahora entra la voz de Pedro... Es muy, muy bonito... "Si vas de prisa el río se apresura, si vas despacio el agua se remansa...
Ángel González, aunque "sabía", tenía la voluntad de poder, por eso decía "dónde pongo la vida pongo el fuego".
Y yo digo lo mismo que Pedro, en ese homenaje póstumo que hace al poeta,: "[Los mejores] se quedan aquí, aunque se van".
Gracias, Manuel, por traer esos poemas aquí. Has hecho que volviera a releelos yescucharlos, y con placer.