23 de enero de 2010

Poetas VI / Sétima Soidade

El pequeño ciervo, Frida Kahlo

Dos palabras para definir la poética de Sétima Soidade de Pilar Pallarés (A Coruña 1957): soledad y dolor, sentimientos que siempre van unidos a la Ausencia, una ausencia que tiene el nombre de un Tú amado. Los versos nacen de un corazón herido que se va deshojando en el silencio de un cuarto y en las tardes de lluvia, en los ocasos y en las sombras y en la soledad del duermevela de las noches. Hay una reflexión sobre la naturaleza de ese amor, “terra prometida”, que se ha entrañado y enraizado de forma tan honda, que es luz y agua pero también piedra y rayo. El yo poético invoca y se ofrece al amor, lo llama desesperadamente, quisiera poder amar y desear, que ese Tú no permitiese olvidar. Pero a lo largo del poemario se libra una batalla entre deseo y realidad. Se ama desde el silencio y la ausencia, y ese amor lastima, provoca tanto sufrimiento y desesperación que se gesta, aun contra la voluntad del yo poético, la necesidad de olvidarlo y de destruir hasta la más leve esperanza para asumir la soledad. Cada poema de Pilar Pallarés es una cicatriz en la piel, una huella de tristeza y señardade que también permanece en el lector. Difícil no recordar Donde habite el olvido de Cernuda, los versos de Follas Novas de Rosalía -“Ramallo de toxos e silvas”-, los poemas de amor y la Canción desesperada de Neruda y “La voz" de Pedro Salinas.
El título de la antología, Sétima Soidade, remite a una cita de Nietzsche que Pilar Pallarés escogió para encabezar uno de sus poemas:
Ahogados Deseo y Esperanza,
en calma están el Alma y el Mar
Séptima, soledad”
Nietzsche

Les dejo una pequeña selección y mi traducción al castellano.

Ameite tanto esta tarde,
cando non estabas,
e estaba o ceu como un atlas de ausencia,
esbarando nas horas!

Que estraño é todo isto, este amor que se agolpa
e verte a súa furia por acima de unha
sen piedade!

Non sei por que estes días en que te amo tanto
e tan fundo e tan duro e tan tristeiro,
días en que quixera aniquilarte
de tanto amor como me tinxe o corpo
e me lastima os dentes.

Esta tarde ameite como invasión de escumas
en sartegos tenrísimos.


Non sei que estrañas aves aniñaron en min
para que así te ame,
Non sei que tortas rutas ou mans confabuladas
me trouxeron a ti,
non sei por que camiños navegou o meu sangue
para chegar a ti.

Non sei se faro ou torre ou terra prometida
foron marcando o norte dos meus sucos

Só sei que aquí me tés, a ti oferecida,
sen culpa deste amor que caeu sobre min
non sei se como pedra ou lóstrego ou fervenza

Esta tarde ameite como nunca,
pero ti non estabas


Te amé tanto esta tarde,
cuando tú no estabas,
y estaba el cielo como un atlas de ausencia,
discurriendo en las horas!

Qué extraño es todo esto, este amor que se agolpa
y vierte su furia por encima de una
sin piedad!

No sé por qué estos días en que te amo tanto
y tan hondo y tan duro y con tanta tristeza,
días en que quisiera aniquilarte
de tanto amor como me tiñe el cuerpo
y me lastima los dientes.

Esta tarde te amé como invasión de espumas
en sepulcros tiernísimos.


No sé que extrañas aves anidaron en mí
para que así te ame,
No sé que torcidas rutas o manos confabuladas
me trajeron a ti,
no sé por qué caminos navegó mi sangre
para llegar a ti.

No se si faro o torre o tierra prometida
fueron marcando el norte de mis surcos

Sólo sé que aquí me tienes, a ti ofrecida,
sin culpa de este amor que cayó sobre mí
no sé si como piedra o rayo o cascada.

Esta tarde te amé como nunca,
pero tú no estabas.


Perdóame a dor, á veces,
perdóame a tristeza case sempre
e a soedade
(es así como chamo a túa ausencia).
Perdóame o silencio
e as palabras
agora.
Perdóame a alegría se te teño
un pouquiño,
os encontros, os versos,
a miña pobre vida.
Perdóame a esperanza
aínda
(tómoa sen que ma des
e asúmoa como único alimento).
Perdóame que fale
que cale
que respire
pero nunca que te ame.
[…]

Perdóname el dolor, a veces,
perdóname la tristeza casi siempre
y la soledad
(es así como llamo a tu ausencia).
Perdóname el silencio
y las palabras
ahora.
Perdóname la alegría si te tengo
un poquito,
los encuentros, los versos,
mi pobre vida.
Perdóname la esperanza
todavía
(la tomo sin que me la des
y la asumo como único alimento).
Perdóname que hable
que calle
que respire
pero nunca que te ame.
[…]


Hai unha cidade que me agarda no sul
e é estraño que no teña o teu nombre gravado nas paredes

(necesito emborracharme
pechar todas as fiestras que dan a esta tarde
necesito saber a cantidade exacta de desesperación que aniña
nesta hora)

no sul sei que hai unha cidade que me agarda
é estraño, nunca vivín alí a tristeza de novembro
non sei como será o rumor dos magnolios batidos pola choiva
cando novembro invada as avenidas
e sobrevivan as cúpulas senlleiras sinxelamente soas
baixo un ceo de inverno sen paxaros
[…]

Hay una ciudad que me espera en el sur
y es extraño que no tenga tu nombre grabado en las paredes

(necesito emborracharme
cerrar todas las ventanas que dan a esta tarde
necesito saber la cantidad exacta de desesperación que anida en
esta hora)

en el sur sé que hay una ciudad que me espera
es extraño, nunca he vivido allí la tristeza de noviembre
no sé cómo será el rumor de los magnolios golpeados por la lluvia
cuando noviembre invada las avenidas
y sobrevivan las cúpulas solitarias sencillamente solas
bajo un cielo de invierno sin pájaros
[…]


Retomo o fío do tempo e alongo a miña voz
unha vez máis ainda retardando a chegada
do definitivo silencio, dese día que ha vir
encher de sal e tevra o espazo do meu peito

retomo o fío e digo (vella parola) dor
dor nos dentes, no lombo, dor no abraio da alma
dor aínda esgazándome as entrañas
mentres quede un anaco de esperanza

Só hai dor mentres vive a esperanza
[…]

Retomo el hilo del tiempo y prolongo mi voz
una vez más aún retardando la llegada
del definitivo silencio, de ese día que vendrá
a llenar de sal y tiniebla el espacio de mi pecho

retomo el hilo y digo (vieja palabra ) dolor
dolor en los dientes, en la espalda,
dolor en el asombro del alma
dolor aún desgarrándome las entrañas
mientras quede un atisbo de esperanza

Sólo hay dolor mientras vive la esperanza.
[…]

Sétima Soidade, Pilar Pallarés. Ferrol: Sociedade de Cultura Valle Inclán, col. Esquío, 1984

Badem Powell, Samba Triste


14 comentarios:

Lenashka dijo...

La poesía en gallego tiene otra sonoridad; gracias por el nombre de esta autora.

Unha aperta (a lo teletubbie).

Clidice dijo...

siempre me han intrigado las personas con esa capacidad de amar tan absolutamente. Gracias por la aproximación :) Dos besos :)

virgi dijo...

Maravillosa la poesía de esta mujer. Conmueve y arrulla su sentido del amor, con un punto de tristeza y de determinismo, quizá proveniente de ese sentir tan gallego. No sé, Shandy, corrígeme si me paso.
Lo cierto es que es un gozo visitarte, me abres puertas a poetas desconocidos y me abstraigo leyendo tanto en una lengua como en otra.
Es hermoso tener esa capacidad para expresar los sentimientos.
Gracias, muchas, tesoro.

Alfredo J. Ramos dijo...

Otra buena elección, Shandy, estos poemas dolientes y dulces de Pilar Pallarés, no ajenos a ciertos registros ya presente en Entre lusco e fusco, aunque volcados aquí hacia un espacio más intimo. Me parece muy atinada la presentación que haces de sus poemas, y excelente la traducción. He estado paseando por tus últimas entradas (en alguna me he quedado con ganas de apuntar algo: tal vez regrese) y, como siempre, ha sido un tiempo provechoso. Que no decaiga.

Ventana indiscreta dijo...

¿Herida estaba Frida Kahlo? Joder, con nueve flechas y unas astas de cinco puntas no me extraña. Pero el amor, el verdadero, es lo que tiene, que en vez de sangre te vierte palabras, en vez de humor te vierte más amor y más soledad.

Só hai dor mentres vive a esperanza

Ese verso para mí es clave. ¿Hay sentido sin esperanza en lo que amamos, en lo que hacemos? El amor sin esperanza se desmenuza hasta no verse. I afé (como decía Uxío), a fe que Pilar bien de fuego iba marcada si no me hubiese creído una de las constantes de sus poemas: su contenida intensidad.

non sei se como pedra ou lóstrego ou fervenza
Esta frase pierde mucho con la traducción, al menos el rayo.

Besos.

manolotel dijo...

Hermosos poemas que sumo a tus otros donativos literarios en esa lengua gallega vuestra, tan sonora como expresiva.

Hermosa también la glosa que haces de la poesía de Pilar Pallarés que nos incita a ahondar en la voz y en el sentido pero sobre todo en un sentimiento tan inexplicable como es el amor desde el filtro de los versos. Hace falta haberlo sentido para explicarlo de esa manera.

Respecto a la guitarra de Badem Powell solo se puede callar y disfrutar ¡Guauuu!.

Un beso

Miradme al menos dijo...

Shandi, otra perla que nos dejas...
Es un auténtico lujo que gente como tú seleccionen entre el bosque los árboles más hermosos. Gracias por divulgarnos poetas y textos de esta calidad.

un abrazo

Shandy dijo...

Lenashka, cada lengua tiene un ritmo, su particular música.
Y después está la cadencia personal que cada poeta le imprime.
Aperta con cadencia do noso blues.

Shandy dijo...

Clidice, a mí me conmueve y al mismo tiempo me rebela, especialmente ese poema “Perdoame a dor”
Un petó

Shandy dijo...

Virgi, me haces pensar en “Los pazos de Ulloa”. No sé si hablar de determinismo, pero es indudable que el espacio (tanto urbano como la propia naturaleza) condiciona la mirada, aunque también nuestra mirada piensa y recrea el espacio o proyecta sobre él su sentir y su experiencia vital. Y cierto es que hay una tendencia a la melancolía y un sentimiento de Saudade en la poesía gallega. Pero también tenemos a Cunqueiro, poeta das Mil Primaveras e das Pombas douradas que derrama amor vital, agua y luz, o a Amado Carballo cos seu “Solpores”…
Virgi, gracias por manifestar siempre esa alegría cuando te acercas a esta ventana.

Shandy dijo...

Alfredo, la propia poeta apunta que en su trayectoria hay una evolución, desde una poesía dividida entre lo cívico-social y el lirismo intimista, hasta el predominio de éste. De su última obra “ Libro das devoracións”, leí una selección de poemas y continúa con la línea intimista aunque más centrada en la reflexión
existencial y menos en la pasión amorosa. Seguiremos cos poetas, ben sabes ti que hai boa colleita.
Unha aperta

Shandy dijo...

Ventana, herida estaba Frida Kahlo desde aquel fatal accidente. Qué coraje le echó a la vida y a la convivencia con su “barriguitas”, que sí,que la quería y la mimaba, y también la escuernaba. Ah, el amor , cravo de ouro e ferro. Dice una canción “El amor es una barca con dos remos en el mar, uno lo lleva mi mano y otro lo lleva el azar". Pero el “Amor verdadero” (¿tú sabes cuál es?) es cosa de dos y debiera construir ¿no?, y si destruye o provoca tanto sufrimiento hay que asfixiarlo antes de que lo haga contigo. Amar es admirar, compartir, armonía, refuerzo vital al otro. Triste es tener que matar deseo y esperanza, porque son motores de la vida, pero si aquellos impiden vivir hay que buscar puertas de Exit, que son sólo de salida (Raindrop, dixit).
Manchega, que oído más fino tienes, claro que pierde ese verso. En “Fervenza”, el agua bulle en la palabra como en el "lostrego" zigzaguea la luz y el sonido. Nada mellor que as verbas da propia lingua. Os beixos saben igual de ben que los besos y los ósculos y los kiss, pero soan ben diferente. Elixe.

Shandy dijo...

Manolotel, es difícil describir el sentimiento “devorador” que late en el universo poético de Pilar Pallarés. Te dejo sus palabras traducidas, un fragmento de su “Aupoética, tal vez”:
“Escribir es mi manera de apresar la vida,
de capturar mi yo - que tanto me desconoce-,
y rebelarme, oponiendo al tempo, al instante que me quema,
a la impiedad del amor,
a la muda extensión de las augas y de la muerte,
una palabra
emergiendo del silencio
queriendo que la palabra sea rosada y buena
sea placenta que me nutra y me castigue con todas las verdades y con todas las heridas…
Escribir es este fragmento en que aniquilo la tarde y la redimo a liturgia sin dioses”.

Manolotell, gracias por disfrutar de los poemas y de la música. Un abrazotote
El vídeo de los sesenta de Badem es magnífico. Pero éste también:
http://www.youtube.com/watch?v=Qiv47G_aN4c

Shandy dijo...

Miradme, gracias por compartir la mirada, por las afinidades electivas.
Ondiñas veñen e van, de Norte a Sur y viceversa
Un abrazo