30 de abril de 2009

Flores y Calvin Klein

¡Esa guirnalda! ¡pronto! ¡que me muero!
¡Teje deprisa! ¡canta! ¡gime! ¡canta!
Soneto de la guirnalda de rosas

F. García Lorca.

Por mirar as cerdeiras como botan flor
Amigo, namorada vou.
Cantiga nova que se chama riveira, A. Cunqueiro
El color verde del reino vegetal ha sido siempre asociado a la fecundidad y a la vida que se regenera cíclicamente, y por tanto a la inmortalidad. Las coronas y guirnaldas fueron atributos de ciertos dioses de la antigüedad (el laurel de Apolo, el olivo de Minerva o el mirto de Venus), y la posesión de ellas se asimilaba a la divinidad, a la superioridad y al poder. El intercambio de plantas, ramos y flores ha sido y es en la vida cotidiana una expresión de amor o una invitación a amar, e incluso la forma de algunas plantas y flores sugieren una imagen bella y sublimada de la sexualidad. Por todo ello , desde tiempos remotos, flores y elementos vegetales han acompañado el misterioso juego de contrarios que conforma nuestra existencia -Amor/ Muerte, Felicidad/Dolor, Eros/ Tanatos-, y han estado presentes en las ceremonias del triunfo, en los ritos amorosos y en los que acompañan a la muerte.
Una vez hecha esta introducción, decirte a ti, lector, que en esta entrada de hoy, los verdes y las flores a los que hago referencia y las imágenes que aquí se muestran no destilarán fuerzas tanáticas, y que más que divinidad o poder, quiero que destilen y despierten sensualidad y Eros, no sólo como fuerza del amor erótico sino también como fuerza para el impulso creativo.

Les invito primero a mirar este cuadro.

Lo reconocen, claro. Es El gran masturbador, ese autorretrato de Dalí cabeza abajo - su narizota tocando tierra es inconfundible - que además retrata sus obsesiones sexuales. Que por qué lo traigo aquí… Bien, antes de responder, lanzo, como buena gallega pecadora que incurre en el tópico, otra pregunta:

¿Qué te sugiere, lector, el nombre de “Calvin Klein”?... mmm ¿Una prestigiosa marca de ropa interior?

Pues ahora lee este poema de Ana Rossetti:

Calvin Klein, underdrawers
Fuera yo como nevada arena
alrededor de un lirio,
hoja de acanto, de tu vientre horma,
o flor de algodonero que en su nube ocultara
el más severo mármol Travertino.
Suave estuche de tela, moldura de caricias,
fuera yo, y en tu joven turgencia
me tensara.
Fuera yo tu cintura,
fuera el abismo oscuro de tus ingles,
redondos capiteles para tus muslos fuera.
Fuera yo, Calvin Klein. (1)

C. K. “bajo pantalones”, lirio, hoja de acanto, flor de algodonero… Qué atrevida, refinada, transgresora y sutil combinación la de Ana Rossetti en este poema donde las flores son símbolo inequívoco de la expresión del deseo sexual y la voz femenina invierte el discurso amoroso petrarquista. La mujer deja de ser el objeto pasivo de deseo y se convierte en sujeto que derrocha sensualidad, que rinde culto a la belleza del varón y expresa el deseo erótico. La poeta conjuga la delicadeza de las flores con la dureza de un “mármol Travertino”, con los “redondos capiteles”, motivos estos que remiten a un mundo clásico y que se entremezclan con unos contemporáneos Calvin Klein de suave “flor de algodonero”.
Ahora les invito a a recrearse en la sensualidad de unos óleos con motivos florales de la pintora Georgia O' Keeffe , Canna roja, Petunia y Coleus, y especialmente Calla Lillies (Azucenas). Y después contemplen de nuevo el cuadro de Dalí y verán que reúne los Calvin Klein de los versos de Ana Rossetti y una de las blancas azucenas de G. O' Keeffe.

"La mayor parte de la gente de las ciudades va corriendo de un lado para otro, no tiene tiempo para mirar una flor. Quiero que la vean tanto si lo desean como si no". Georgia O ' Keeffe (2)

Y ya que estamos en primavera y ante un largo fin de semana, sugiero que en ese paseo que den o en ese viaje que hagan no pierdan la oportunidad de deleitarse con la sensualidad de las flores y plantas. Combinen azahar, cerezo, lirios, acacias, rosas, margaritas… con el frescor y la fragancia del mirto, la hierbabuena, la lavanda… o con una sencilla hiedra... En lo más íntimo de nuestro ser no dejamos de ser plantas trepadoras que lanzamos nuestros zarcillos para enredarnos, entrelazarnos, abrazarnos, anudarnos…
-----------------------
(1) El poema Calvin Klein, underdrawers pertenece a Los devaneos de Erato, incluido en La Ordenación: retrospectiva (1984-2004), editorial Fundación José Manuel Lara.

(2)Georgia O'Keeffe (1887, Wisconsin-1986, Nuevo México)
Es sobre todo conocida por sus cuadros casi abstractos basados en ampliaciones de plantas y flores, obras de gran elegancia y vitalidad, cuyas formas sensuales están llenas de sugerencias sexuales. El reconocimiento de la obra de pintora debe mucho al fotógrafo Alfred Stieglitz con quien mantuvo una relación desde 1918 hasta 1946. Admirador profundo de su pintura, posibilitó las primeras exposiciones de la obra de la artista. Stieglitz realizó numerosas fotografías de Georgia en las que establece una relación dual entre el cuerpo de ella y su obra. Retrató sobre todo sus manos ante los lienzos y naturalizó su cuerpo, su torso, identificándolo a menudo con las flores abiertas de sus pinturas. ( La fotografía de la derecha pertenece a Stieglitz)
O’ keeffe creó un estilo pictórico que raras veces sobrepasó el ámbito de la abstracción, en el que cada pincelada o trazo físico era suprimido en la superficie. El contraste y el trazo preciso dominaban especialmente en sus composiciones de motivos florales. Utilizó efectos fotográficos como puntos de reflejo en la cegadora luz del fondo.
Pintó sus primeros cuadros de flores de gran formato en 1924, los primeros paisajes urbanos de Nueva York en 1926 y, tras una larga estancia en Nuevo México en 1929, ejecutó la primera de sus pinturas de huesos en 1931. Tras la muerte de Stieglitz, acaecida en 1946, O'Keeffe se instaló definitivamente en Abiquiu, Nuevo México

21 comentarios:

NoSurrender dijo...

Bueno, las flores no dejan de ser órganos sexuales. Es como una pornografía metafórica :)

Con lo que escribes y la pintura de Georgia O'Keeffe, me estaba acordando de esa secuencia de la película El Muro, sobre la música de Pink Floyd

http://www.youtube.com/watch?v=_BpfOm8eCQo

Salud!

Meiga Mego dijo...

¡¡Saludos!!
Me paso muy rapido para pedirte un favor (para eso era mejor que no me pasara, ¿no?)
¿Me puedes enviar el relato a la dirección de la revista? Estoy montando ya la revista de este año y me gustaría avanzar lo máximo posible este puente.
Elige el relato que tú prefieras.
Mándalo a esta dirección: revistaaquieagora@gmail.com
¡Gracias!
¡¡Buen puente!!

María

Inés González dijo...

Fascinante la obra de "La Dama del lirio" o Georgia O´Keeffe que es lo mismo, fascinante ella que vivió tantos años creando y pintando, ya me gustaría a mi terminar en el desierto de Nuevo México con 90 y tantos años haciendo escultura por haberme quedado ciega.
Me gustó muchísimo tu entrada, hay un libro que presiento será maravilloso y ando detrás de él, un estudio y fotografías magistrales del comportamiento sexual de las plantas, una especie de continuidad a los trabajos del gran botánico de La Laponia Sueca, Carl von Linné, para nosotros Linneo, lo publica Taschen y se titula "Herbarium amoris", vuelvo una y otra vez por las librerías y aún no tienen noticias de él.
Un abrazo fuerte y gracias por esta hermosa entrada!

Shandy dijo...

No Surrender, buena pornográfia metafórica la que nos ofrece la naturaleza, pero sobre todo es en el arte donde mejor se revela como metáfora y símbolo que hay que desvelar. Es increíble como el arte despierta y amplia la capacidad de percepción.
Esas imagenes de la película El Muro son impactantes, tienen muchísima fuerza ( bueno, toda la película). En ellas se muestra como el impulso de la fuerza del Eros también se convierte en Tanático, destructivo, devorador. Muestra muy bien los miedos y las frustraciones sexuales del protagonista.
Gracias por haber dejado el vídeo. Hacía tiempo que no veía esas imagenes.

Un beso con impulso creativo

Shandy dijo...

Meiga Mego, tú pásate por aquí aunque sea de puntillas. La puerta siempre está abierta para una Meiga como tú. Espero haya llegado a puerto la colaboración (y la versión corregida).
Lo malo de estos puentes es que los cruzas a una velocidad de vértigo!
Nos vemos:)

Shandy dijo...

Inés,a mi también me atrae mucho Georgia. La conocí primero por sus pinturas de flores a través de libro que es probable que tú ya conozcas: Mujeres artistas de los siglos XX y XXI, Ed. Uta Grosenick, TASCHEN. Después llegue a sus otras pinturas, las caracolas, las conchas, Nueva York con luna, los paisajes del desierto...
Has probado a buscar el libro en Internet? Hay una red de librerías que está conectada con toda Europa. No recuerdo en este momento el nombre del portal, pero lo consultaré.
Gracias a ti por la visita y el comentario.
Un abrazo grande

ángel dijo...

Gracias por tu visita a mi espacio, ya tuyo, y por este poema de Anna Rossetti, de quien he incluido poemas en Noctambulario.

Un gusto hacer este recorrido por la estética de tu blog.

Saludos...

ángel dijo...

Gracias por tu visita a mi espacio, ya tuyo, y por este poema de Anna Rossetti, de quien he incluido poemas en Noctambulario.

Un gusto hacer este recorrido por la estética de tu blog.

Saludos...

ybris dijo...

Menudo recorrido por las más sugestivas bellezas florales de mano de las fotos, los poemas y los cuadros.
Me ha encantado especialmente el poema de Ana Rossetti. Volveré a leer el libro de esos poemas que compré ya hace tiempo en una feria del libro y que rezuma por doquier la sensualidad vista en las flores.

Un enorme placer leer hoy esta entrada.

Gracias y besos.

Ventana indiscreta dijo...

¡Ay Shandy!, me das una entrada como esta y me cojo yo la carretilla del pie. Y es lo que tienen los pretéritos imperfectos que se duplican, que Rossetti es una abusona, para ella el verbo 'ser', vale, vale, pues para mí el verbo 'ir'.

Si fuera yo a ahormarme en tu vientre/
si fuera yo a algodonarme en tu flor/
fuera yo a amoldarme a tus caricias/
fuera yo, como un inglés, al oscuro abismo de tus ingles/
fuera yo a esculpir tu mármol calatorao...

Y todo por ir, ay si yo fuera, anda que si que ha dicho la horma de tu zapato. No, es más sensual la horma de tu vientre. Flor de algodonero, no bonita, que yo prefiero ser el cascabillo del algodón, que cascabillo es más cascabelero, sonajero, irse a algodonar en alguien, oye que eso suena muy plumón. Moldura de tus caricias, ay, se nota que Rossetti ha sido escayolista y de las buenas. Unas molduritas y después las cortinas y, olé, la habitación sexual, decoradita y todo. Se nota que los ingleses son elegantes y lentos, pero les quitas el bombín e igual de torpedos que todos. Pero si algo me rinde es el mármol Travertino: por favor, Ana Rossetti, por qué te fuiste a Italia teniendo cerca de Calatayud uno de los mejores mármoles y más duros: los de Calatorao. Y cómo suena Calatorao, más a piedra, a roca.
En fin que me has quitado el 'ser' y me conformo con el 'ir'.

Shandy, bello todo, desde que entras con Lorca hasta que sales por Nuevo México.

Callas Lillies bajo el pelo de Gala, mmmmm....

Besazos, guapetona.

Tempero dijo...

En este poema con una clara intención de entrega a la tierra, Claudio nos hace referencia a la flor. Pues que acompañe a tus guirnaldas.


Como si nunca hubiera sido mía,
dad al aire mi voz y que en el aire
sea de todos y la sepan todos
igual que una mañana o una tarde.
Ni a la rama tan sólo abril acude
ni el agua espera sólo el estiaje.
¿Quién podrá decir que es suyo el viento,
suya la luz, el canto de las aves
en el que esplende la estación, más cuando
llega la noche y en los chopos arde
tan peligrosamente retenida?
¡Que todo acabe aquí, que todo acabe
de una vez para siempre! La flor vive
tan bella porque vive poco tiempo
y, sin embargo, cómo se da, unánime,
dejando de ser flor y convirtiéndose
en ímpetu de entrega. Invierno, aunque
no esté detrás la primavera, saca
fuera de mí lo mío y hazme parte,
inútil polen que se pierde en tierra
pero ha sido de todos y de nadie.
Sobre el abierto páramo, el relente
es pinar en el pino, aire en el aire,
relente sólo para mí sequía.
Sobre la voz que va excavando un cauce
qué sacrilegio éste del cuerpo, éste
de no poder ser hostia para darse.


Abrazos.

Shandy dijo...

Ángel, "recunco" por tu espacio porque la Antología de "Noctambulario" es muy buena. Y siempre descubro nuevas voces.
Un abrazo y gracias a ti también por la visita a esta ventana.

Shandy dijo...

Ybris, releer a Ana Rossetii siempre es un placer. "Indicios Vehementes" y "Los devaneos de Erato" son de sus poemarios más sensuales y eróticos.
Un abrazo

Shandy dijo...

Ay, Ventana que hoy me vienes derrotá!, que me estás acalatorando!
Abana, abana,
abana,
vai calor...
que parece que yo aquí le estoy dando sombra al botijo. Porque la una me quita el "Ser" y tú te instalas en el "Ir". Pues, mira, ya que tú te vas, yo me quedo con el cuerpo de mi serrano en el "Estar":
Estar en la horma de su vientre
Estar en el algodón de su flor
Estar en el molde de sus caricias
Estar en el oscuro abismo de sus ingles...
que con tanta flor y tanta clorofila,tanto travertino y tanto calatorao me pierdo y ya no sé si prefiero el cascabeleo de los caballos clásicos o irme a Calatayud a preguntar por la Dolores con dos rojos y reventones claveles en el pelo prendíos...
Mira, mejor a estas horas me voy a dormir, a ver si me atienden. Y yo pido de todo un poco, miña rula: ser y estar. Bueno,dejaré que tú te vayas con el verbo Ir.

Pero vuelve por aquí, bonita, que tu presencia y tus cascabeleos siempre los disfruto mucho.

Besos acalatorados. Abana, Abana....

Shandy dijo...

Tempero, buen poema el de Claudio.

Recojo la Flor y la coloco en el Soneto de la Guirnalda de rosas, que no se diga que en esta página no hay buena poesía:

Soneto de la guirnalda de rosas

Esa guirnalda! ¡pronto!¡que me muero!
¡Teje deprisa! ¡canta!¡gime! ¡canta!
que la sombra me enturbia la garganta
y otra vez viene y mil la luz de enero.
Entre lo que me quieres y te quiero,
aire de estrellas y temblor de planta,
espesura de anémonas levanta
con oscuro gemir un año entero.

Goza el fresco paisaje de mi herida,
quiebra juncos y arroyos delicados.
Bebe en muslo de miel sangre vertida.
Pero ¡pronto! Que unidos, enlazados,
boca rota de amor y alma mordida,
el tiempo nos encuentre destrozados.

Sigue cuidando los campos, hortelano! Besos.

Fleurs dijo...

Visto el escándalo floral de este blog y por lo que intuyo no se si dejar que se aviven las margaritas o que se prodiguen las coronas. Entretengo, mientras tanto, con la muerte de los amantes:

Nous aurons des lits pleins d'odeurs légères,
Des divans profonds comme des tombeaux,
Et d'étranges fleurs sur des étagères,
Ecloses pour nous sous des cieux plus beaux.

Usant à l'envi leurs chaleurs dernières,
Nos deux coeurs seront deux vastes flambeaux,
Qui réfléchiront leurs doubles lumières
Dans nos deux esprits, ces miroirs jumeaux.

Un soir fait de rose et de bleu mystique,
Nous échangerons un éclair unique,
Comme un long sanglot, tout chargé d'adieux;

Et plus tard un Ange, entr'ouvrant les portes,
Viendra ranimer, fidèle et joyeux,
Les miroirs ternis et les flammes mortes.

Y, por si el soneto no le cuadra por no entenderlo digo lo que dice:

Poseeremos lechos colmados de aromas
Y, como sepulcros, divanes hondísimos
E insólitas flores sobre las consolas
Que estallaron, nuestras, en cielos más cálidos.

Avivando al límite postreros ardores
Serán dos antorchas ambos corazones
Que, indistintas luces, se reflejarán
En nuestras dos almas, un día gemelas.

Y, en fin, una tarde rosa y azul místico,
Intercambiaremos un sólo relámpago
Igual a un sollozo grávido de adioses.

Y más tarde, un Angel, entreabiendo puertas
Vendrá a reanimar, fiel y jubiloso,
Los turbios espejos y muertas llamas.


Flor agostada.

Tórtola dijo...

Miña ruliña:

Unha amiga que coñece o meu culto oculto e vexetal, regaloume un día unha cerdeira recén nacida, que plantei no meu xardín. Véxoa sempre coa esperanza de que as súas ponlas novas medren ata a ventá do meu cuarto, para velas en flor dende a cama (esa miña patria) nas mañanciñas das derredeiras primaveras.

Miña ruliña corrige: Namorada vou, número 25 de su libro 'Cantiga nova que se chama riveira'. A remar, namorada.

Shandy dijo...

Fleurs,si es que no podían faltar esas que tu dejas aquí. Estáis haciendo de esta página una antología de poemas. Añado una Fleur más del elevado francés:

Elevación

Por encima de estanques, por encima de valles,
De montañas y bosques, de mares y nubes,
Más allá de los soles, más allá de los éteres,
Más allá del confín de estrelladas esferas,

Te desplazas, mi espíritu, con toda agilidad
Y como un nadador que se extasía en las olas,
Alegremente surcas la inmensidad profunda
Con voluptuosidad indecible y viril.

Escápate muy lejos de estos mórbidos miasmas,
Sube a purificarte al aire superior
Y apura, como un noble y divino licor,
La luz clara que inunda los límpidos espacios.

Detrás de los hastíos y los hondos pesares
Que abruman con su peso la neblinosa vida,
¡Feliz aquel que puede con brioso aleteo
Lanzarse hacia los campos luminosos y calmos!

Aquel cuyas ideas, cual si fueran alondras,
Levantan hacia el cielo matutino su vuelo
-¡Que planea sobre todo, y sabe sin esfuerzo,
La lengua de las flores y de las cosas mudas!-

Fleur pour toi e merci bien.

Shandy dijo...

Tórtola, de seguro que ben sabes o que simbolizan as flores da cerdeira ou as de avelaneira. Desexo que esa cerdeira que plantaches no teu xardín medre ata que as as pólas poidan abrazarte, no só nas derradeiras, senón en tódalas primaveras da túa vida.

Gracias por esa indicación. Corrixo! Iso pasa por confiar na miña memoria! Claro que pertence "Cantiga nova que se chama ribeira", a número 25. Acabo de comprobalo e na miña edición vén na páxina 69, bo número para empezar a remar!

E deixoche unha invitación para celebrar calquera primavera da vida. Unha Bailada, de Airas Nunes:

Bailemos nós já todas trés, ai amigas,
so aquestas avelaneiras frolidas,
e quem for velida como nós, velidas,
se amigo amar,
so aquestas avelaneiras frolidas
verrá bailar.

Bailemos nós já todas trés, ai irmãas,
so aqueste ramo d'estas avelãas
e quem for louçãa, como nós, louçãas,
se amigo amar,
so aqueste ramo d'estas avelãas
verrá bailar.

Por Deus, ai amigas, mentre al non fazemos,
so aqueste ramo frolido bailemos,
e quen ben parecer, como nós parecemos,
se amigo amar,
so aqueste ramo so lo que nós bailemos
verrá bailar.

manolotel dijo...

¡Sí que está este Mayo florido! Debe ser cosa de las feromonas.

Como Ybris, también tengo el libro de esta poetisa gaditana. Se ve que a ambos nos llama la atención el mismo tema (en mi blog hay un poema que presenté a un certamen llamado "El libro de Erato").

Los cuadros de O'Keeffe, en su simplicidad encierran un profundo sentido poético que también impacta a la primera mirada.

Del resto de poemas de los comentarios, solo decir que hay muy buen gusto en general y que aún aquello que no he entendido del todo por mi desconocimiento del gallego, me ha parecido instructivo e interesante.

Un beso.

Shandy dijo...

Manolotel, el dicho "La primavera la sangre altera" creo que es cierto. El ser humano es el único animal que siempre está en celo. Pero creo que el despertar de la naturaleza, el sol y la luz, provoca también en nosotros un despertar de todos los sentidos, creo que nos hace más receptivos. Todo, hasta los cuerpos se muestran más. Imposible que tanta vida y tanto color no nos afecte a nuestra biología.

La Cantiga de Airas Nunes es una "Cantiga de Amigo" de la Lírica Gallero-Portuguesa de la Edad Media. Se llama Bailada porque son una invitación al baile.Con ellas la mujer expresaba la alegria de estar enamorada y , efectivamente, se situan en la primavera, de ahí las "avelaneiras frolidas".

Te dejo una traducción aproximada:

Bailemos ahora, amigas
bajo estos avellanos florecidos.
Y quien bella sea, como nosotras
si amigo amar
bajo estos avellanos florecidos
vendrá bailar.

Inspiradas es estas cantigas medievales, aparece en los años 20-30, un moviento poético, exclusivo de la poesía gallega, que se llama Neotrobadorismo. A éste pertenece los poemarios de Álvaro Cunqueiro "Cantiga nova que se chama ribeira" y "Dona de corpo delgado". Algunos de estos poemas los musicalizó y los canta Amancio Prada.

Besos ledos